jueves, 22 de noviembre de 2012

La falla Na Jornada 2013 rendirá homenaje al artista Ricardo Rubert

Hace cincuenta años, el artista Ricardo Rubert Andrés [Burjassot, 1923- Granada, 2001] alzó en el enclave más emblemático de la ciudad una falla revolucionaria: Nuevo Caballo de Troya o Cadacual y su caballo de Troya. De manera simbólica, con el enorme y mítico équido de la Odisea plantado en el centro de la actual plaza del Ayuntamiento, el ingenioso creador hizo explícita en 1963 su voluntad de transformar, desde dentro, la estética fallera y de superar localismos a la hora de abordar argumentos proponiendo temas y tramas de repercusión universal.
 
 
 Fotgrafías: Archivo Na Jordana y Manolo García


En ese sentido, la innovación temática y formal actuó como un moderno virus troyano, penetrando en el sistema con el propósito de alterarlo y, así, movilizar las fuerzas que salvaguardaban y salvaguardan el orden estético – y, por lo tanto, político – con el fin de neutralizarlas. 


El objetivo de aquella revulsiva experiencia, a pesar de la aceptación general que tuvo aquella falla, no llegó a arraigar. Para poder expresar libre y públicamente su capacidad creativa, el artista tuvo que luchar contra un poder tan inevitable e ineludible como la “tradición”, y lo hizo con la dignidad de cualquiera héroe griego, contraviniendo el destino de lo establecido con pasión (pathos) y con orgullo o rebeldía (hybris). Su destino fue, a su vez, tan fatídico como el del protagonista de una tragedia clásica: el castigo y la muerte de toda una trayectoria fallera, que no profesional. 



Un decalustro después de aquel hito, la falla Na Jordana rinde homenaje a aquel monumento y a su autor, convirtiendo también el Caballo de Troya en el tótem que aglutina su propuesta conjunta de falla grande e infantil “ODISSEA”, realizada por el Grup creatiu Ítaca (que forman Ramón Pla, Joan S. Blanch, Manolo Garcia, Javier Álvarez-Salas Salinas, Sergio Penadés, Jesús I. Catalá, Josep V. Llopis, Vicent y Pere Borrego)

 

Un leitmotiv recreado con la misma libertad y originalidad de la que el maestro hizo uso y con una finalidad afín: transformar la fiesta actual desde dentro, con las únicas herramientas que la comisión conoce: el esfuerzo, la implicación, el espíritu crítico y el compromiso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario