miércoles, 26 de octubre de 2011

Así transcurrió la mesa redonda sobre indumentaria tradicional valenciana en Torrent

La indumentaria tradicional valenciana cerró la primera ronda cultural en la que el mundo fallero de la capital de l'Horta Sud debatió sobre la situación actual de la fiesta en las tres vertientes más representativas: la forma de vestir, el monumento y las representantes.


Así pues, el domingo se cerró el ciclo con la Exposición de trajes de fallera en la entrada de la Caja Rural de Torrent y la charla “De la tradición a la evolución pasando por la interpretación”, moderada por Kepa Llona, con Mª Victoria Liceras, investigadora de la indumentaria tradicional popular valenciana, presidenta de la Asociación Valenciana de Indumentaristes; Salvador Mercado, director del Grupo de Danzas Alimara, investigador de la indumentaria tradicional popular y folclore valenciano; Ernesto de Sostoa, indumentarista y diseñador de alta costura.

Kepa Llona, que introdujo la charla definiendo los conceptos de tradición, evolución e interpretación y valorando los pros y contras de cada definición, dio paso a una charla en la que explicaron la forma de realizar sus trabajos, basándose en inventarios de boda y defunción, piezas autenticas que han llegado a nuestros tiempos y grabados y libros de viajes de la época, que en su conjunto dan una idea de como vestían realmente nuestros antepasados.

Mª Victoria Liceras insistió desde su inicio en diferenciar la parte festiva de la indumentaristica, ya que el traje de “fallera” estaba sujeto a las modas, ya que desde su origen y al igual que ocurrió con el traje de fallero este fue objeto de una interpretación nada rigurosa mezclando elementos de diferentes épocas e interpretaciones. “El principal error es considerarlo traje de valenciana, ya que si tuviéramos una maquina del tiempo no encontraríamos a ninguna valenciana que vistiera así o de forma similar”.

Salvador Mercado dejó bien claro que “Si hablan de fiesta, nada tengo que decir, pero cuando se refieren a la cultura y tradición valenciana, entonces si que tenemos mucho que decir” refiriéndose a que la realidad de la indumentaria de la fiesta nada tiene que ver con como vestían tradicionalmente los valencianos y valencianas.

Ernesto de Sostoa culpó en cierto modo a los propios indumentaristas que se guiaban mas por las modas y peticiones de los clientes que pedían algo “original” al lo que tanto Liceras como Mercado argumentaron que la riqueza de la indumentaria tradicional es tanta que no habría “armario y bolsillo suficiente para agotarla” y se lamentaban que las instituciones buscaran mas un “uniforme” que promocionar y recuperar la riqueza de nuestra indumentaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario